Header Euroinnova Editorial
BLOG EUROINNOVA EDITORIAL
Averigua cómo ser un buen profesor
Contenidos didácticos

Cómo ser un buen formador de Certificados de Profesionalidad: técnicas y consejos para diferenciarte

Euroinnova Editorial Antonio José Ramírez Soria Licenciado en Pedagogía en la Universidad de Sevilla. Especialista en e-learning. Cuenta con una amplia experiencia en centros de formación.

Para que una formación tenga éxito, son muy importantes las competencias del formador que realiza dicha formación. El formador, además de tener los conocimientos de una especialidad, es necesario que tenga las habilidades, capacidades y recursos suficientes para inspirar y persuadir a los alumnos.

En este post, te daremos algunas de las técnicas y consejos con los que averiguarás cómo ser un buen formador, así como los requisitos necesarios para ser formador de Certificados de Profesionalidad. No te limites a contar las ideas, sino a venderlas.

 

¿Qué competencias básicas ha de tener un formador?

Para empezar, veremos cuáles son las competencias básicas que ha de tener un formador:

  • Un formador ha de tener la capacidad para identificar los problemas y las necesidades de los alumnos a los que se le imparte formación.
  • Debe tener la habilidad y credibilidad para transmitir conocimientos de forma sencilla. Es decir, una buena expresión verbal que sea clara, precisa y con actitud para convencer.
  • Los formadores deben actuar con asertividad y empatía.
  • Es muy importante saber liderar y manejar los grupos de trabajo, para mantener la motivación y evitar y resolver los conflictos que puedan surgir.
  • El formador ha de dominar la materia en cuestión y desarrollar la metodología adecuada.
  • Es necesario que el formador sepa escuchar y tenga interés por las personas.
  • Ha de tener conocimientos en psicopedagogía y didáctica, así como cultura general.
  • El carácter de un formador ha de ser tranquilo, estable, firme, amable y con confianza.

 

Consejos para convertirte en un buen formador

“La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón.” Profesor estadounidense Howard G. Hendricks.

Se podría decir que existen dos tipos de docentes. Aquellos que se limitan a trasmitir conocimientos; y otros que, además de transmitir conocimientos, forman.

Un buen formador trata de inspirar y convencer. ¿Cómo se puede realizar?

Si quieres saber cómo ser un buen formador, además de tener las competencias comentadas anteriormente, te ofrecemos una serie de consejos que determinarán el éxito o el fracaso de tu labor como docente.

  1. Fomenta la participación. Tal y como dijo Benjamen Franklin: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.”
  2. Orienta y enfoca la conversación en el caso de que se desvíe el tema principal.
  3. Capta la atención. Esto provocará que aumente su interés por la formación.
  4. Concluir con las ideas más importantes de la sesión para recapitular lo aprendido en cada sesión.
  5. Utiliza los silencios para fomentar la intervención y crear un clima de reflexión.
  6. Repite ideas, para que los alumnos los asienten.
  7. Escucha ideas y comprende.
  8. Utiliza el material adecuado. Si el centro de formación donde trabajas o tú vais a impartir formaciones de Certificados de Profesionalidad o especialidades no vinculantes, es muy importante que se cuente con el material adecuado que cumpla con la normativa. En Euroinnova Editorial contamos con el material didáctico de más de 4400 acciones formativas de Certificados de Profesionalidad. Te invito a visitar nuestro catálogo aquí.

 

Requisitos que debe cumplir un formador de Certificados de Profesionalidad

La oferta de acciones formativas de Certificados de Profesionalidad está provocando un gran crecimiento en la demanda de docentes en todas las áreas profesionales. Si trabajas o deseas trabajar en un centro de formación como docente de certificados de profesionalidad, te contamos también los requisitos necesarios para serlo.

En cuanto a la formación requerida se exige tener estudios universitarios (sin importar el área profesional) o estudios de Formación Profesional de grado superior relacionados con la materia que se quiere impartir.

Se ha de tener una experiencia mínima acreditable de al menos un año en el área en el que se quiere impartir. Esto se tendrá que demostrar a través de contratos y vida laboral.

Si no se tiene estudios universitarios pero sí se cuenta con más de 3 o 4 años de experiencia laboral, cabe la posibilidad de poder impartir el Certificado de Profesionalidad, depende de la formación que sea.

Además, será necesario acreditar experiencia como formador de Formación para el Empleo en la modalidad presencial superior a 600 horas. En caso de no poseer tal experiencia, se puede aportar una de las titulaciones siguientes:

Estos requisitos son para la modalidad presencial y vienen establecidos con carácter general en el artículo 13 del Real Decreto 34/2008, de 18 de enero, según la nueva redacción del Real Decreto 189/2013. Puedes verlo con más detalle aquí.

 

La calidad no sólo depende de los formadores

Es necesario definir la importancia de los contenidos didácticos en una formación. Son aquellos que proporcionan la información y ayudan a ejercitar las habilidades de aprendizaje del alumno. Ayudar al formador a evaluar el nivel de aprendizaje que adquiere el alumno, así como mejora la interacción entre el formador y el alumno.

En Euroinnova Editorial tenemos muy presente este importante elemento por lo que nuestras formaciones cuentan con los mejores contenidos en sus manuales teóricos y cuadernos de ejercicios.

Cómo ser un buen formador de Certificados de Profesionalidad: técnicas y consejos para diferenciarte
5 (100%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *